BODEGA 7NAVAS

Valle del Alberche

Los viñedos se encuentran en un entorno idílico en plena naturaleza. Situados entre dos importantes enclaves naturales, el “Parque Regional de la Sierra de Gredos” y la “Reserva Natural, y zona ZEPA Valle Iruelas”, cuentan con gran variedad de flora y fauna de una riqueza singular.

Tanto Navaluenga como toda la zona de la Sierra de Gredos a la que pertenece cuenta con múltiples actividades de deportes y turismo de aventura; golf, senderismo, escalada, paintball, parque multiaventura, hípica, mountainbike, tenis, fútbol, baloncesto o frontón.

El río Alberche cruza de Oeste a Este el pueblo y a su paso forma piscinas naturales que empiezan por encima del puente románico. El río termina en el pantano de El Burguillo, situado a tan solo 7km, donde se podrán realizar distintas actividades acuáticas cómo piragüismo, kayak, windsurf o paseos en barco por lugares increíbles.

El turismo gastronómico es otro de los grandes reclamos de la zona, sus famosos chuletones o solomillos de “Ternera Avileña”acompañandeliciosos quesos y embutidos que degustar. Con un amplio servicio de restauración se puede disfrutar de la gastronomía castellana en su máxima expresión; callos, calderetas y sopas, siempre acompañadas de frutas y verduras de las huertas de la zona.

Respecto al turismo cultural en Navaluengase deben destacar los siguientes emplazamientos; La Iglesia de Nuestra Señora de los Villares del siglo XIII-XIV, El Puente románico, La Necrópolis Medieval de Fuenteávila, La Cruz del Cerrillo de San Marco y las Ermitas de la Merced y de San Isidro. También podemos visitar los Toros de Guisando, cerca de Tolosa, a 25 km de la bodega. Mención especial merece la ciudad de Ávila, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, localizada a unos 50 km de nuestra bodega.

En general, toda la comarca del Valle del Alberche, de gran tradición vinícola, disfruta del entorno de montaña en el que se encuentran los viñedos. Esto hace que todo trabajo agrícola se debe realizar de forma artesanal, invirtiendo más mimo y dedicación que de forma normal, ya que por las condiciones del terreno no se pueden mecanizar las labores agrícolas.